viernes, 11 de octubre de 2013

ESTAR


Estar

Acechas como un puñal clavándose dentro de mí…

Te asomas irremediablemente por la ventana del ayer…

Recorres mi esencia como si de un cuchillo afilado se tratase…

Cargas contra mis pasos del futuro interrumpiendo mi destino…

Como agua corriente me diriges, esclavizando a mi yo más terrorífico…

El estar no viene ahora y el ahora tampoco está presente…

Vuelas alrededor de un cielo gris como grises son las pinceladas de tu rostro…

Los matices no tienen control, altas y subidas mucha desilusión, la que cobra vida siendo la protagonista…

Atrapándome en una cueva fría y humedad tal y como son tus acertijos peligrosos…

La claridad no se asoma, escapando de su luz impulsándola al abismo de mis huesos…

Huesos rotos por la desidia del momento…

Rota pierdo el control, quedando echa trocitos como si de un puzle se tratase…

El consuelo se hace partícipe de la derrota…

Y el anhelo cobra vida sintiendo la superstición ignífuga del momento…

Los arboles pierden sus hojas, como perdiste tu su juego…

La nada se pronuncia como espectro delante de ti…

Y tu mirada triste rinde la disposición al ahogamiento de tu voz marchita…

Refugiada en mi misma quedando la soledad y yo…