miércoles, 27 de noviembre de 2013

inundada



Inundada

Inundada por ti, intercambiando situaciones impredecibles, encuentro a mi otro yo escondido entre tu particularidad…
Sorprendida, quedo desnuda ante una personalidad ya olvidada…
Descubriéndote, perpleja me encuentro…
Extrañada quedo por el choque de estas dos características que yacían en la indiferencia…
Adquiriendo esta nueva esencia protagonizando un papel indescriptible en esta nueva etapa, estupefacta me dejas…
Enredada entre un camino difuso, solo me quedo recorriéndome el miedo…
Todo es nuevo para mí, un cambio radical, este otro yo me paraliza…
No se cual es su intención y a donde me guía, solo se que desprenderme de el no me deja…
Siendo poseída por el, me lleva a senderos de espinas…
Castigada por un pasado,  persiste en un olvido prudente, del cual despegarme me es  imposible…
Todo se complica, no me lo esperaba, que mi otro yo apareciera y me dejara sin habla…
No lo quiero conmigo hace tiempo que lo enterré, pero resucito para dañar de nuevo a mi débil corazón…
Ahora presente, te pertenezco como de un ayer se tratara…
No recuerdo como borrarte de mi memoria, y que dejes de perseguirme por este sendero cogiendo su protagonismo…
Sal de mi interior,  que con mi otro yo,  puedo…
Pero eres duro conmigo no te gustó que te dejara en el ayer, pero te supere y orgullosa me quede…
Pero vuelvo a ver que mis fuerzas flaquean por ti…
Tonta e ingenua persisto en la indiferencia de tu apariencia…
Despertar o no de este estado,  dependiendo de la fuerza que me dejes después de este ataque inesperado…
Me sumergiré en una imaginación sostenible de recuerdos pasados…
Devolverme o no mi vida, una incógnita…