viernes, 3 de enero de 2014

el destino


El destino

Cuando te invade la sensación de no poder mas con lo que te rodea, no encuentras escapatoria alguna para dicho fin…

No sabes dónde mirar, no sabes ni siquiera recordar como respirar…

Te encuentras diluida en un mar de impresiones envueltas en tu cabeza…

Mirar hacia delante observando solo las barreras del destino…

Encerrada en una cárcel de recuerdos, buscando la salida de lo lejano…

Hay un abismo entre todos ellos, pero siempre permanece la esperanza por muy alejados que se encuentren…

Reviven dentro de mi emociones muertas, haciéndome sentir viva por un instante, un instante que se vuelve infinito por la melancolía de dicho disfrute…

Todo esto es ajeno a la realidad vivida en un presente grotesco, lleno de incomodidades y falsos sueños…

Ahora que los recuerdos quedan libres de pensamientos, acógeme en tus brazos, méceme y llévame en tu ser…

Inquieta por tal apariencia, quedo reflejada en un mismo espejo, lleno de cristales rotos, como rotos quedan mis sueños…

Intentar reponerlo en mi no queda, no existe la culpa, solo la existencia de lo agónico por no tenerte cerca…

Incomodidades a lo largo de este día, queriendo apagarlo con la ira que dentro de mí se escondía…

Estrellas en esta noche fría, que alumbran mis lamentos y engrandecen el día…