miércoles, 2 de abril de 2014

LA REALIDAD ES OTRA, DE LA QUE VEN MIS OJOS

La realidad es otra de la que ven mis ojos…
La niebla que cae ante mí, ciega lo que hay en mi interior…
Vacio estas de las derrotas que quedaron en un olvido presente…
Y entre derrotas me muevo esquivando obstáculos que entorpecen mi camino…
Ahora que todo acabo, después de vivir lo ya vivido, queda el aprendizaje de dicho desenlace…
Testaruda te presentas…
No entiendo muy bien tu protagonismo en esta historia triste…
No entiendo porque tu presencia acecha aun habiéndote ido…
Tu rastro marca un sendero indiscreto para mí…
Sin piedad alguna estrangulas a mi corazón…
Dejando huellas difíciles de borrar…
Vivo sometida a hechizos que cambian un presente ya marchito por la inquietud de mis pensamientos…
Que hacen un recorrido por mi cuerpo dejándolo embrujado por tu oscura apariencia…
Sin saber a qué raíces pertenezco, quedo colgada de un hilo…
No hay sujeción en este trance…
Escondida y atemorizada por tanto revuelo en mi interior, solo me quedas tú…
Te conozco…
Te apoderas de mí, acompañándome en este instante infinito…
Soledad, ¿Qué hay de nuevo?
Te sigo en este rodaje, me aferro a ti como a un clavo ardiendo…
La distorsión de mis emociones apacigua a un mar en pleno auge…
Acontecimientos que se presentan dejando a un mundo interior sin primavera…
No existe ni la fuerza ni el valor para seguir creciendo…
Las flores se marchitan como marchitada queda mi vida…
Un viaje tormentoso, donde se deforma mi figura, envejeciéndose y quedando sola en un instante de segundo…