jueves, 29 de mayo de 2014

perseguida

Perseguida
Perseguida por las voces que escucho en mi cabeza…
Quedando atormentada por las imágenes que delante de mí, en una noche oscura se presentan…
Sin poder desprenderme de ellas, vivo atormentada por un eco que se responde así mismo…
El silencio no existe…
Me perturba en la soledad, una soledad  apática por la nostalgia del vacío que dejo mi inocencia…
La oscuridad endurece a mi corazón, perseguido por sombras que espantan a mis dulces sueños…
Tinieblas que existen en mi interior desde que se apago la luz…
El color gris marca mi apariencia y el azulado de mis ojos quedaron nulos por la ausencia de sentirse viva…
Perdí la dirección y la guía que de niña me enseñaste…
Desperdicie mi aliento en hechos contraproducentes para mí…

Mi memoria  se pierde en este desafío, es la cruda realidad que muestran mis pasos…