viernes, 17 de octubre de 2014

Dentro de mí

Dentro de mí
Vivir, mantener tu corazón latente…
Tarea nada fácil de conseguir en un presente demoledor…
Persiguiendo sueños rotos, flotando me siento, como nubes en el cielo, con miedo a caer me agarro con fuerzas arrastrándome el viento…
Débil ante ti, agacho la cabeza por el peso de mis pensamientos…
Yo sigo igual que ayer, sin cambios en este naufragio…
Mareada ante tal oleaje de emociones pierdo la dirección de este camino…
Asustada entre matorrales de espinas, las cicatrices que dejan cogen formas desconocidas…
Me duele pensar que ya no existo, y que la irrealidad me atrapa entre las pesadillas que se entrecruzan como una enredadera infinita….
Parpadeante, llamas a la amargura haciéndola egoístamente solo tuya…
Dejando un vacío, donde despierta, en el me escondo…
Sigo tus huellas que cercan un trayecto donde la niebla te ciega, no dejándote ver la luz que alejada se encuentra…
Visualizo poca vida a mí alrededor, mientras despierta siento los remordimientos de la cordura yacente de un fuego inmerso entre recuerdos frágiles que se pierden en el tiempo…
Desasiéndome entre líneas, el dolor quema por dentro…
El desamparo de tu ser escalofriante en esta noche de verano, te deja sin respiración, que se prolonga en la oscuridad dejando un rastro marcado por el resplandor de una mente llena de recuerdos…
En resumen, ya no te escucho, te apagaste y me dejaste sin consuelo alguno…