jueves, 4 de diciembre de 2014

A solas

A solas
Sufriendo a solas y escondiéndome de los momentos difíciles que me acompañan, solo me queda decir que lo que daba vida a mi interior se va apagando…
Nostalgia de todo aquello que en el ayer me revivía, y ahora se apagan sin luz en el día…
No encuentro palabras, puesto que es sentimiento puro y de difícil expresión…
Soñar no es tarea fácil para mí despertar profundo…
Cuando esas mismas emociones del pasado sigan vivas dentro de mí, de ese sueño, que en un presente incierto, se convierte en pesadillas…
Ahora encontrándome en ese lugar donde el presente es el ayer y el ayer es el ahora, os recuerdo…
Son tales los sentimientos encontrados que perduran dentro de mí como hacía años…
Vuelvo allí, donde la inconsciencia era la protagonista…
Allí, donde hasta mi propia sombra se desprendía de mi compañía, allí donde la locura reflejada en mi rostro asustaba allá por donde iba…
Una niña frágil, la cual el miedo era su aliado, y la soledad su mejor amiga…
Perdida deambulando por las calles oscuras de mi tierra, buscando la esperanza de un nuevo y bonito día…
Pero agotada quedaba mi existencia por la monotonía de emociones renacidas por una vida con un kilometraje lleno de huellas imborrables…
Padecía de dolor, pero suplía mi agonía…
Descargándome con la ira, contra mi propia piel, llena de cicatrices que marcaban lo agónico del momento…
Creía que no lo contaría, puesto que todo era borroso, no veía más allá del enloquecimiento de mi cabeza ida…
Pero llegaste tú, llena de esperanza devolviéndome de nuevo mí día a día…
Mi madre y me reina…