domingo, 19 de abril de 2015

Fatigada

Fatigada
Fatigada asumo la culpa de tu lejanía…
Me duele el corazón, su palpitar es débil, débil como son mis fuerzas de luchar al ver que te pierdes…
Sumergida en ti, veo lo inaccesible que te encuentras…
Y rota por tu lejanía, me derrumbo…
Llegada la hora de partir me despido, con palabras que quedan lejos de tus recuerdos…
El duelo es irreversible, la marcha de tus pasos hacen ese ruido inolvidable cuya melodía es sonora en mi cabeza…
Todo a mí alrededor se envuelve entre sombras lejanas a mi parecer de tu compañía…
Ahora ya no hay nada que me ate, quedando libre de emociones pasajeras que me agarraban a un futuro marcado por tu ausencia…
Vagabundeando entre lagunas inhóspitas me adentro en un mundo nuevo para mí, el cual sorprendiéndome me asusta de tal visibilidad incierta…
Me das miedo entre las tinieblas de mi imaginación, por que el bastón que me sostenía desde hacía ya  tiempo, no está conmigo…
Al padecer por estas sensaciones frías quedo dispuesta ante lo inexplicable del momento…
Se rompen trazas de amor que sustentaban a mi pobre corazón…
Pero te sigo sin perderme, la inercia navega en mi interior…
Latigazos de ira marcan mi rostro con una fuerte característica…
Quedando un símil reflejo de mi misma…