miércoles, 1 de marzo de 2017

Aromas...

Aromas
Echo de menos ese aroma que desde lejos me llamaba, reclamando besos de ternura…
Ahora que la cercanía queda lejos de tus labios, me arropare en la distancia de tus recuerdos…
Te quiero, quizás más allá de la distancia, pero solo son ráfagas de viento la que nos separan…
Te perdiste en el allá donde ahora quedan mis suspiros, allá donde un reflejo de luz alumbra las noches vacías con tu adiós tardío…
Nunca es tarde para volver a un pasado cargados de nostalgia, donde estábamos unidas por un hilo de seda…
Escribo para mantenerte despierta aquí en mi mente…
Donde un revoltijo de inquietudes, acechan sin percatarse de un despido inmediato…
Tu, que eras yo…
Ya no te veo…
Soledad inquieta guárdame y déjame descansar entre tu cobijo…
Allí donde estas, donde la nada se hace presente y donde el ego pasa a segundo plano, allí quiero estar perene…
Contigo, no me queda más que tu y yo, como en los viejos tiempos, abrazadas por el silencio…
Para un volver que ya no existe, para un volver que atrapa a mi mente en un estado que ni yo misma sabría descifrar…
No encuentro palabra exacta para este laberinto de palabras…
En tal día como hoy, me queda la sinfonía de tu respiración que con una melodía tenue marcaba la palpitación de mi vago corazón…
Soñar por soñar donde cobra vida mi ayer, reviviendo hazañas pasadas que duelen como clavos en mi garganta…
Donde me encuentro no dejo de respirar porque si lo hago quedare inmersa en la fantasía de lo que de un ayer era alimentada…
Solo que vacía, vacía de la oscuridad que en tus ojos se reflejaba…
En ti creí, en ti me refleje, pero fueron espejismos de piel con piel…
Donde el roce y el cuerpo con cuerpo existen te hago participe de mi memorable traición por descubrirte…

Ahora sé que nada fue…